Ambiente Ambar de Santo Domingo Motors, una plataforma en favor de la Sostenibilidad en el Sector Automotriz

Ambiente Ambar es un esfuerzo que evalúa, orienta y ejecuta elementos propios de la gestión asociada a los impactos de la operación, procurando aplicar una cultura 3R (Reduce, Rehúsa y Recicla) con acciones que van, desde la puesta en funcionamiento de paneles solares, hasta el valor agregado que recibe el cliente al momento de solicitar los servicios para su vehículo donde se disponen adecuadamente de los materiales de desechos como aceites, gomas y baterías. “Lo más valioso de Ambiente Ambar es que nació de forma orgánica por parte de nuestros colaboradores, lo que supone que la cultura de protección al medio ambiente es una que ha calado profundamente en nuestro equipo”, señala Paola Soto, Gerente de Comunicaciones y Relaciones Públicas.

Desde el 2011, Ambiente Ambar inició con la disposición responsable de desechos, a través de la dedicación anual para la disposición adecuada de más de 40,000 galones de aceite residual, 600 galones de agua oleosa, 100 tanques de 55 galones de capacidad llenos de filtros usados, 2,000 gomas, 30 toneladas de metal, 2,6 toneladas de cartón y más de 4,000 baterías; todos estos residuos generados en la prestación de servicios a los propietarios de vehículos que se atienden anualmente en los talleres de la empresa. Todos estos esfuerzos son gestionados bajo el cumplimiento de las normas ambientales del país, a través de proveedores que cuentan con la acreditación de las autoridades competentes, y cuyos equipos de retiro de residuos son inspeccionados de manera periódica por la empresa.

La labor no se detuvo allí, desde el 2017, Ambiente Ambar ha implementado acciones que reflejan el sentir de una empresa comprometida con el bienestar de la población dominicana, realizando una inversión de más de 35 millones de pesos en el uso de energías limpias y en la optimización de gasto energético, modernizando sus equipos de climatización e iluminación a tecnologías altamente eficientes, es así, que la empresa ha colocado paneles solares en su oficina principal, ubicada en la Av. John F. Kennedy, con los que produce el 24% de la electricidad total que consume en sus instalaciones y disminuyendo en 750 toneladas de CO2 al año sus emisiones.

Primer concesionario en implementar lavado al seco (Dry Cleaning) 

 

Mas allá de la de reducción considerable de estos residuos, Santo Domingo Motors es el primer concesionario de República Dominicana en implementar los “Lavados Eco”, una iniciativa que contribuye a economizar más de 1 millón de galones de agua al mes mediante dos productos: lavados en seco (sin agua), y lavado a vapor (con solo 1 galón de agua). Esta innovación tiene como objetivo reducir el consumo de agua de la empresa en la búsqueda de preservar el preciado líquido, tanto en los lavados de los vehículos de todos los salones de exhibición, como aquellos que se ofrecen a sus clientes en los talleres de servicio. “La mejor experiencia es saber que lo que voy a recordar con mi auto, siempre será bueno. hasta cuando le doy mantenimiento”, comenta David Jiménez, cliente de Santo Domingo Motors.

Con la evolución permanente del alcance de “Ambiente Ambar” se promueve cada vez más un manejo responsable de los residuos y desechos provenientes de la prestación de servicios a miles de clientes al año, se mitiga la huella de carbono de la empresa, se promueve una economía circular y se consolidan buenas prácticas que, más allá de ser tendencia, se constituyen en fundamento del trabajo cotidiano de una empresa que abandera la protección del medio ambiente como parte de sus compromisos.

El efecto en la cultura de Santo Domingo Motors no se ha hecho esperar, y el compromiso de los colaboradores involucrados se hace palpable en las diferentes áreas de la compañía a través de las mejoras en sus procesos y operaciones. Los indicadores evidencian que, a partir de la implementación y cuantificación de los programas de reciclaje interno, se redujeron en 132,000 el uso de botellas plásticas al año, esto, gracias a la instalación de un sistema de purificación de agua por ósmosis, igualmente se cuentan por toneladas los ahorros de papel y plástico.

Paola Soto menciona que, “para Santo Domingo Motors el cuidado del medio ambiente es un pilar fundamental, y por eso nuestras operaciones están alineadas con las mejores prácticas de la industria, procurando el disminuir lo más posible el impacto a nuestro entorno”.

El modelo de gestión de esta iniciativa respalda los lineamientos de una empresa socialmente responsable, esto, mediante la generación de oportunidades y la protección del medio ambiente en favor del desarrollo sostenible del país. Una empresa que identifica sus oportunidades de mejora sustituye activos fijos por aquellos de menor impacto ambiental.

“Estamos comprometidos con la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), por eso hemos alineado nuestra cultura de trabajo de manera tal que contribuyamos a que el país pueda cumplir los objetivos de la Agenda 2030”, apuntó Alexis Anselin, Director Corporativo de Santo Domingo Motors.

Una empresa cercana, que va más allá

Santo Domingo Motors es pionera en la industria automotriz dominicana con 100 años de experiencia importando, distribuyendo y comercializando diversas marcas de vehículos. Inició sus operaciones en 1920 con la representación de la marca Chevrolet para República Dominicana, y hoy representa cuatro afamadas marcas de vehículos (Chevrolet, Nissan, Suzuki e Infiniti) y una de motocicletas (Yamaha), lo que representa casi el 20% de la venta de vehículos nuevos de transporte privado en el país, marcando así su presencia y evidenciando el respaldo que ofrecen al consumidor.

Sus operaciones aportan al desarrollo del país a través de más de 600 empleos directos, de los cuales un 10% de sus colaboradores han sido beneficiados mediante oportunidades de crecimiento profesional, es promotora de la inclusión, equidad e igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres, manteniendo una plantilla laboral en proporción masculino/femenino de 71%/29%, con el 37% de posiciones gerenciales y de alta dirección ocupado por mujeres. Para el 2020, recibió por parte del PNUD y el CONADIS el sello “RD Incluye 2020” como una empresa que realiza buenas prácticas inclusivas para las personas con discapacidad en República Dominicana.