III Edición: Recursos energéticos & mineros

Al tiempo que lidero también soy una aprendiz

Desde que asumió la gerencia en Visa República Dominicana, hace 5 años, Sofía Antor ha enfocado esfuerzos en conformar un equipo de gran nivel y diversidad profesional. “Veo el liderazgo como algo primordialmente humano, en el que debe prevalecer el interés genuino por el desarrollo exitoso de las personas con quienes trabajo”, expresa.

Por ejemplo, señala: “hemos logrado cristalizar iniciativas para adoptar pagos sin contacto en la movilidad urbana. Algo que en tiempo atrás parecía más una utopía que una posible realidad. Pero todo esto ha sido posible por la fuerza de un gran equipo de trabajo unido en torno a un eje donde las partes se integran para crear un impacto más allá de los intereses personales, el objetivo común supera al mismo todo y el progreso tanto individual como social se conjugan en uno sólo. Eso para mí es transformación”.

Considera que los obstáculos más relevantes que enfrenta una mujer que aspira a una posición de liderazgo tienen que ver, entre otros factores, más consigo misma que con la propia sociedad. “Hay limitantes reales en el ambiente laboral, pero también hay muchos hombres y mujeres por igual, trabajando para que la equidad de género refleje un balance a favor de todos”.

“En Visa nos esforzamos por ir cerrando la brecha de género en la industria de tecnología, al tiempo de fomentar valores de diversidad e inclusión en las comunidades.  Tenemos el compromiso de abordar los retos que enfrentan las mujeres creando una economía digital más inclusiva y conectada”, concluye.

Venciendo al COVID-19